La jueza Chapero y el compromiso de la Red de Mujeres para la Justicia

La presidenta de la entidad que nació como una escisión de la Asociación de Mujeres Juezas que preside Susana Medina, habló de "los tratos y la hostilidad de la vocal del STJ de Entre Ríos, de la Ley Micaela y de su lucha por la igualdad en el ámbito judicial del país.

María Eugenia Chapero es una camarista civil de la localidad de Reconquista, provincial de Santa Fe, que preside la Red de Mujeres para la Justicia, , se refirió al trabajo que realizan y contó los inicios de la entidad que nació como desprendimiento de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA) que preside desde hace varios años la vocal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Susana Medina.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio Plaza), Chapero indicó que “la Red de Mujeres nace en el 2018; somos una organización federal de juezas, magistradas y funcionarias de todo el país. Somos 400 más o menos, y la línea fundadora de la Red, quienes las gestamos, venimos de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA)”.

En cuanto al espíritu de trabajo de la entidad, explicitó: “Yo soy jueza desde el año 2010, en el 2011 ya me asocié a la asociación anterior a la que pertenecía pero decidimos crear otro espacio con otras prácticas. Nos autopercibimos con mucho compromiso con los derechos humanos, con los derechos de las mujeres, con prácticas no patriarcales, y pensamos que la democracia interna de la asociación que queremos tenía que cumplir también esos mandatos, esas formas de relacionarnos. Y bueno, en la asociación anterior por primera vez desde un grupo forzamos una elección interna y entramos por minoría. Estuvimos cuatro años trabajando desde una minoría, bajo la presidencia de la doctora (Susana) Medina y no nos sentimos cómodas ni con los tratos que nosotros pensamos que queremos entre mujeres, entre mujeres juezas, ni con la participación. Y por eso creamos la red, un poco como un desprendimiento de esa asociación con otras formas de relacionarnos, con otro ADN, y estamos muy contentas de poder ofrecer a las mujeres judiciales, a las juezas, este otro espacio construido desde otro lugar absolutamente radial, democrático. De hecho, muchas juezas tienen doble afiliación y pueden ver lo que significa una pertenencia y otra”.

En este marco, destacó: “Nuestra asociación ha sido fundada en el 2018 y yo soy la tercera presidenta, lo que muestra el tinte democrático, de periodicidad, que nosotros proponemos para nuestras formas de liderazgo. Yo estaré dos años y me voy, viene otra. En el entendimiento que todas tenemos la capacidad para estar, para dirigir y para ponerle nuestra impronta”.

TAMBIÉN PODÉS LEER: El titular del STJ analizó la justicia entrerriana y las críticas de Burlando - Plaza Web

“Podemos decir que la línea fundadora tiene una historia en AMJA y que ha decidido crear otro espacio con otras prácticas, con otras formas de relacionarnos, con otro ejercicio de liderazgo. A mí me gusta, decirlo en inglés: we walk the talk. Es como que caminamos lo que pregonamos. Si nosotros queremos una sociedad no patriarcal en la que unos manden y otros obedezcan, tampoco queremos esas prácticas adentro de nuestra asociación. Entonces, podemos decir que es una asociación nueva, moderna, gestada por mujeres que quieren vivir una asociación judicial de mujeres con las prácticas que reclaman para la sociedad”, definió.

Consultada por una posible falta de contención y representación en AMJA, comentó: “Cuando nosotros ejercimos, muchas de nosotras participamos y junto con la doctora Ángeles Baliero de Burundarena, que es una referente nuestra de Ciudad de Buenos Aires, participamos en la comisión directiva durante unos cuatro años bajo la presidencia de la doctora Medina, y esos cuatro años nos sirvieron para tener una experiencia propia de lo que no queríamos como formas de relación interna con los tratos, con la hostilidad, queríamos otra luminosidad en las relaciones internas. Por eso fue bajo la presidencia de la doctora Medina que hemos decidido irnos una gran cantidad de asociadas para fundar esta otra asociación”.

“Tuvimos como una experiencia de intentar que las cosas cambiaran pero no había mucho espacio para ello, por eso pensamos que lo mejor era –como cuando se divorcian las parejas- que cada uno tenga nuevas vidas y nuevas formas; el sol sale para todos, hay modelos de asociacionismo y de formas de democracia interna, nosotros creamos la nuestra y creo que nos va bien, paso a paso, mostrando que nos interesa una justicia transformadora de verdad, que nos interesa formarnos, hacemos mucho para capacitarnos, pero también en esto de las formas de liderazgo de las mujeres, cómo son nuestros modelos”, planteó.

Y analizó que “en el feminismo se habla de la abeja reina, para mostrar un tipo de mujeres –que en realidad veníamos con esos liderazgos de mujeres- en que les importa llegar a ella sola, pero no tienen un compromiso real, de vida, de corazón, para abrazar y que todas lleguemos juntas. Entonces esas formas de liderazgo que pensamos que son más antiguas, de mujeres, otras generaciones, nosotras lo pensamos diferente al liderazgo de mujeres”.

En este contexto apuntó que “la red a las mujeres juezas del país nos sirve para que sea una caja de muestra, para que se pueda mostrar el trabajo de cada una. Cada una publica un artículo, lo publicamos, da un conversatorio, una conferencia, y ahí está la red para ponerle luz a lo que cada una haga. Y eso para nosotros realmente es muy importante y son cosas que no lo veíamos en otro lado”.

Espacios en la Corte Suprema

En cuanto al trabajo de la Red señaló que “como asociación estamos comprometidas con la campaña para que la Corte Suprema de Justicia de Nación se cubra con mujeres” y consultada por la posible designación de Susana Medina en el máximo tribunal planteó: “Entendemos que hay tantas mujeres como varones con la idoneidad, la capacidad, la solvencia que se necesita para este puesto de tanta envergadura. Y el modelo de jueza que proponemos, y por supuesto sabemos que contamos con muchas que lo cumplen sobradamente, tiene que ver con una persona con una integridad y una corrección ética que no esté puesta en tela de juicio. Eso es la base, la integridad de la persona. Y después el punto de partida, también sine qua non, tiene que ver con la idoneidad y la capacidad técnica”.

“Entendemos que tienen que ser personas destacadas, con una probada trayectoria que han estado contribuyendo a la ciencia jurídica desde alguna especialidad –ya sea constitucional, procesal, administrativo, penal, civil- con contribuciones efectivas, con aportes, con debate de ideas, con publicaciones. Y las que somos juezas tenemos el plus de poder demostrar también la trayectoria a través de nuestras decisiones, a través de una trayectoria de independencia frente a los poderes políticos, a través de cuánto han sido ancladas nuestras decisiones en defensa de los derechos de las mujeres, de niñas, derechos humanos. Tenemos muchas juezas con trayectorias de excelentes magistradas y que dan fe de estos postulados que nosotros imaginamos para la persona que tiene que cubrir ese cargo tan importante”, sentenció.

Respecto de la inexistencia de un nombre alternativo de Susana Medina para ocupar el cargo en la Corte, Chapero afirmó que “la verdad que eso ya demuestra un poco que las cosas hablan por sí solas. Las juezas no estamos acostumbradas, ni nos manejamos a hacer operaciones, ni a estar con periodistas, ni a salir en la prensa. Tenemos muchas juezas de ese perfil de excelentes magistradas, académicas, que están trabajando en el día a día de su trabajo y no están pensando en salir en los diarios o que su nombre salga. Acá tiene que ser el Poder Ejecutivo o el ministro de Justicia quien debe investigar o buscar en las provincias qué personas hay para ese lugar, pero no creo que tenga que salir desde la prensa. Me parece que ya muestra hasta el perfil mismo de todas estas mujeres que sabemos que existen, pero que se manejan con la corrección propia de estar en su mundo académico, de trabajo diario”.

Los postulados de género

Consultada por la postura del Presidente Javier Milei en contra de ciertos postulados del feminismo, y en consonancia las postulaciones a la Corte que realizó, Chapero sostuvo: “Quiero apelar a las fibras, a las células democráticas del Presidente para que pueda… porque en realidad la cuestión del feminismo es una cuestión de igualdad, es una cuestión de equidad de género, es una cuestión constitucional, convencional. Que el Presidente le guste o no, él se debe a ese marco, se debe al marco que le impone la Constitución, le impone CEDAW, que es la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Entonces, yo apelo a la inteligencia del Presidente para que él pueda, hasta si quiere formarse en esa materia, para que pueda elegir a las mejores. Pero quisiera no pensar en que hay una reacción en contra. Quiero pensar que todo lo que se ha conseguido en el plano formal de leyes podamos de hecho, de facto, que se cumpla por ejemplo con dos mujeres en la Corte Suprema de Justicia. Y por supuesto que sean mujeres formadas y comprometidas de verdad, con una real igualdad de género de las mujeres”.

Respecto de cuánto ha servido de manera efectiva la aplicación de la ley Micaela en el Poder Judicial y cuánto falta, refirió: “Ayer daba una clase que era estereotipos en el razonamiento judicial, y pienso que el patriarcado no es algo físico, material, como una mesa o una silla. El patriarcado es un orden lógico, es un orden mental. Y que nos atraviesa a todos, porque estudiar la historia del patriarcado es estudiar la historia de las instituciones, estudiar la historia de los clubes, estudiar la historia del Poder Judicial. Entonces es muy profundo lo que se necesita de trabajo en educación, desde las mujeres también, porque evidentemente que si eso se ha sostenido hasta ahora tiene que ver porque las mujeres patriarcales también lo han sostenido. Y por eso es que es tan sutil lo que hay que trabajar para lograr una igualdad real de género”.

“No tiene que estar en discusión la ley Micaela, porque cuando vino el primer grupo de medidas del Poder Ejecutivo hasta vino la derogación de la ley Micaela, porque la ley Micaela impone no solamente al Poder Judicial, sino a los tres poderes del Estado, que es importante porque somos todos los funcionarios públicos quienes tenemos que obligarnos en la ley Micaela. Y en esto hay que crear más que la perspectiva de género que sea obligatoria, hay que crear una conciencia de género. Como sucede con la conciencia ambiental, donde ya nuestros hijos nos retan cuando ven una canilla abierta más tiempo de lo necesario o cuando tiramos un papelito desde el auto, ellos ya lo están percibiendo desde adentro y eso es el cambio profundo. Y que la ley Micaela por supuesto es necesaria”.

“Un juez que no se capacita en género, es un juez que está incumpliendo un mandato funcional, es un juez que compromete la responsabilidad internacional del Estado. Realmente es muy importante, pero falta porque falta en la sociedad, y no es solamente en Argentina, es en el mundo”, resumió.

Respecto de la integración de las mujeres en los tribunales y órganos de la justicia, destacó que Entre Ríos “es una de las pocas provincias que tiene paridad, y la verdad es que el poder político de las provincias tiene una enorme deuda con la paridad de género. Y digo el poder político porque los jueces no nos auto elegimos, nos elige el poder político”.

Como ejemplo, mencionó que “ahora la red está muy comprometida con la provincia de Chubut porque hay una vacante, son seis miembros del Superior Tribunal de Chubut y hay dos mujeres nomás, y el gobernador Torres ha propuesto a un varón que tampoco en los antecedentes no tiene ni ley Micaela, ni una formación en género. Entonces creo que es una deuda realmente histórica del poder político provincial para la equidad de género de mujeres en los altos puestos”.

Y agregó que “en el mapa de género que presenta la Corte Suprema de Nación se ve claramente la forma de pirámide, donde abajo en primera instancia hay mujeres en paridad, y a medida que ascendemos a las Cámaras mucho menos, y en los Tribunales Supremos ya directamente es alarmante. En mi provincia, en Santa Fe, hay una sola y las camaristas civiles en toda la provincia somos cuatro, en más o menos 30 Cámaras”. “Por eso digo que es una cuestión democrática, no solamente porque tiene que ver con un derecho de la mujer a ejercer esos cargos de más alta envergadura, en paridad de condiciones y no ser discriminada, sino también con el derecho de la sociedad, a que esté conformada la sociedad, porque la mitad o más de la sociedad la conforman las mujeres, entonces es lógico que en esos órganos estemos representadas. Son términos de democracia básica”, concluyó.

Crimen familiar en Paraná: simularon una sobredosis pero lo habían ahorcado

La trama de asesinato de Michael Zalazar involucra al padrastro, mientras que la madre quedó bajo sospecha. Datos falsos y contradicciones que los comprometen.

Se encuentra abierta la inscripción para formar parte de la Red Federal de Teatros

La Secretaría de Cultura de la Nación, a través de la Subsecretaría de Promoción Artística y Cultural y...

Belgrano juega ante Inter para asegurarse la cima del grupo

Belgrano cierra su participación en la Fase de Grupos de la Sudamericana enfrentando desde las 21.30 a Inter de Porto Alegro, por la Fecha 6.

Incendio en vivienda causó la muerte de dos personas en La Paz

El incendio de una vivienda, que se habría iniciado por un brasero, provocó la muerte de dos personas en barrio Belgrano de la ciudad de La Paz.
Comunicate con nosotros!